domingo, 8 de enero de 2017

CUIDADO están TERMINATOR con el arte



Yaterminado de pintar lo que estaba pintando (porque, obviamente, no he terminado de pintar lo que estaba cocinando para la Nochebuena). Ma salido una pequeña exposición en la villa de Pinto, que no pueblo, que no ciudad, que no nada parecido. Es una villa y yo no sé qué es eso, pero me iré al guguel y lo averiguare, aunque luego se me olvide, pues la pelota mental la tengo hasta arriba y solo de tres cosas, que son, como no: salud, dinero y amor. En la salud, por más que estoy haciendo dieta y perdiendo peso, oye, ¡que la tripa no se me va; que parece que estoy de 7 meses. Y digo yo, que si lo primero que se tiene que ir es la grasa, yo en la tripa ya no la tengo; y si no tengo grasa en la tripa, pues que cojones tengo, un allien, un pulmón que se me ha bajado por la fuerza de la gravedad, el tercer huevo que sama subido (joder¡¡ menudo huevo¡¡ ojala fuera eso¡¡) Que lo digo en serio, que voy a tener que ir al especialista. Menudo hijo de puta el especialista: en cuanto salga de la consulta se va a partir el culo. En lo del dinero: - tranquis, en lo normal, osea, en la puta miseria. En el amor no se qué decir, intentando olvidar a Paula y poder concentrarme en el arte.   


Hablando de arte, pues para la expo de Pinto, me propuse pintar 10 tablas pero que solo he podido con 3, y eso que le he echado coraje, pero como to lo que hacía me parecía una mierda pinchá en un palo, pues a repetirlos una y otra vez (borra y pega a 3 ó 4 veces por cuadro) y a pintar de nuevo. Y es que además pensaba mucho, me ponía a pensar si lo que hacía era arte? que si pintar con regla es arte? Y como me contestaba que no, pues hala, a pulso, y es que menudo pulso hay que tener para pintar los barrotes dun balcón y que no parezcan que son de chicle. Así que lamentándolo mucho eché mano de la ¿regla? Pues no, de la imaginación. Es que como soy un artista de cojones me puse a imaginar y me saque de la manga otra forma de representación, que eso si es arte. Por cierto otra forma de representación es arte? Y la geometría es arte? Y la simetría es arte? Coger el metro y dejar 5 cm a la derecha igual que a la izquierda es arte? tener en cuenta todas estas cosas es arte? Simetría, peso cromático paralelas, mismos angulajes de pendiente, triángulos equiláteros, similitud de formas dentro del mismo cuadro. Meter algo analógico como unas plantitas para resaltar algo digital es pensar, si , pero es arte? Digital, que palabro más conveniente, pintura digital, la pintura digital es arte? Pues yo creo que no, o no mucho, lo cual me deprime bastante pues es a lo que tiendo últimamente, aunque luego lo evoluciono (el cuadro) con un poco de maldad y artificio y me queda más o menos con un aprobao raspao, pero también me queda la duda ¿Esto que veo es arte? Pues señores, no lo sé y ni me importa, pues bastante me como el coco con el asunto y como pensar es arte, pues yo soy un artista.



El que no lo era y Dios le tenga en su seno era ese Mandrón o Mandran o Drian- Man. Ese fue un advenedizo expulsado de la facultad de Arquitectura que se invento un tema y como somos tantos, siempre hay unos cuantos de miles de pringaos-atontalinos, que si les preguntas pues te dirán que sí, que mola mogollón, y que se mocionan casi tanto o más que con Rubens que también era de por allí. Hoy es que ya no hay na de na de salido del alma. Hoy está todo hecho con prevaricación y alevosía y maldad. A mi esque me parecen experimentos cromáticos para simios, mas que pastar colgados duna pared. Yo creo que hacia los cuadros con el Paint usando el relleno de color y la línea y ya está. Y cuidado: que si eso si te emociona es que eres un cibor o Terminator.








Además que se parece a Hitler. Anda¡¡ y vete a freír morcillas


 



Es muy posible que un cuadro que no contenga más que dos rectángulos pueda causarle a su autor más inquietudes que las que le produjo a un artista del pasado pintar una madona. Este último sabia qué se proponía; contaba con una tradición por la que orientarse, y la cantidad de decisiones con las que tenía que enfrentarse era limitada. El pintor abstracto con sus dos rectángulos se halla en una posición menos envidiable. Puede trasladarlos de lugar por toda la tela, intentar un número infinito de posibilidades y no saber nunca cuando y donde detenerse. Incluso aun no compartiendo su interés es preciso que no tomemos a broma la tarea que se ha impuesto a si mismo.