lunes, 29 de marzo de 2010

JODER¡¡¡ CON EL HARTE DE LOS COJONES


Me cago en la puta¡¡ y en la madre que parió al tío este:

                          

 
                 


Hoy no se me ocurre ninguna tontería digna describir; y entre que voy a volver a currar unos días con Helmutt, y que tengo que pintar un güevo para la expo en Madrid para antes del veranito, os voy a dejar una temporada huérfanos de mi excelsa literatura. Asin cosvoy a traspasar un escrito dunmenda al que estoy leyendo y que me tiene hasta los cojones de la Desesperación del Cristo del Gran Poder (cómo se nota questamos en Semana Santa); pues le leo, y le leo, y le vuelvo a releer y no entiendo nada; pero nada de nada. A día de hoy, lo único quentendido (y ya voy por su segundo volumen de las obras completas), es lo que va a continuación de estas chorradas psicosomáticas que escribo y que son de mi cosecha; ya sabéis, lo que va en color AMARILLO, es lo serio, donde expongo mis PENSAMIENTOS y los artículos decentes y que son los que traduzco para las revistas yanquis.
Pues este tipo, pintor también, me lo recomendó "a mí", pintor también, mi gran amigo y pintor también, Manuel de Céspedes Hurtado (ya le conocéis de capítulos anteriores) , y lo único que se me ocurre al respecto es que le lea lo que le lea, le creo; le creo a pies juntillas (lo que me dice de mí que no tengo ninguna personalidad firme y convincente dentro del mundo del arte), pues creo que es verdad lo que dice, pero sin entender una papa. Y eso es lo asombroso: ¿cómo se puede creer en algo que no comprendes? Y más en mi caso, desconfiado por naturaleza de los escritores de arte, que son en la mayoría unos fantasmas y unos cantamañanas; quizás sea por eso, o por aquello otro de la fe. La fe¡¡¡: creer en lo que no comprendes; mas a mí eso de la fe siempre me ha parecido una pamplina propia de beatos miedosos y sin consistencia mental (la de los beatos) . Pero es que este efecto, el de la fe, se está produciendo en mí , pues aparte de que a veces me deja chafado, poniendo a parir a mis grandes maestros preferidos, calificándolos de lelos advenedizos; la mayor de las veces no sé ni que dice ni de lejos, y lo misterioso del asunto es que barrunto y barrunto, y sin entender, intuyo que tiene razón . Así que me cago en la metafísica religiosopictórica, y “manda huevos” como dijo el tontito del culo del "Yak 42 embusteison", Fede TRILLO (osea de tener fe en un trillo); pues además he visto su obra y como pintor es que no me gusta un pedo.

                                


                              


                             


               

 
              
El desnudo de Rosales no se cual es. Así que os paso unos cuantos, y coger el que mas os guste:              

............................................La dama del espejo de Velázquez.
                      

.............................................Ingres
                          ............................................Ni puta idea.
                       

...........................................Este es mío, de mi propia cosecha.


                   Y este es una copia de mi cuadro, que casualmente me he encontrado en Internet, en un blog de arte, y que significa que me estoy volviendo más famoso de lo que pensaba. Lástima que no me apetezca salir del anonimato, que si no me forraba.



y  aquí es donde hay que decidirse entre la excelsa pintura o el hiperrealismo en su estado puro

                                                                                                                                                                  
        

          

                                    
















eta eh la de Rosales ¡¡¡ vaya cosa ¡¡¡





Si, es verdad , España es un país de pintores. Pero acaso seria mas verdad decir que España es país de ....... pintura. España (como China y Japón, como Italia, como Flandes, como la misma Holanda con sus tres únicos pintores) es muy decididamente país de pintura, es decir, de concavidad pictórica(esto para entender de que va lo de la concavidad pictórica hay que leerse el volumen 1, y entenderlo claro esta¡¡¡, lo cual no es mi caso. Nota del que teclea)(sigo), de sustancialidad, de esencialidad pictórica (veis, si es lo que os digo, hay que tener fe, -sigo tecleando). La abundancia o escasez de pintores no quiere decir apenas nada; ese abundar y ese escasear vienen a ser, mas bien, unos fenómenos, diríamos.....sociales, ocasionales, y quizás incluso....industriales, es decir, no verdaderos fenómenos vivos, de la naturaleza viva.
Que un país disponga de muchos pintores no tiene, apenas , importancia; lo que importa es tener pintura, no una escuela determinada de pintura, sino tener a la Pintura (pues no hay mas que una, como no hay mas que una Poesía, una Música, o una....creencia); lo que verdaderamente importa es tener a la Pintura, o a la Poesía, o a la Música, no encerradas en nuestra casa (como alguien - un gran poeta, por lo demás - pretendiera), sino como sustancias vivas, nacidas o.......caídas en nuestro suelo, en ese palmo de suelo que es nuestro. Ese poco de tierra es la única nacionalidad posible del arte. Ese poco de terreno, de sitio, solo le sirve a la Pintura - o a la Poesía, o a la Música- para nacer, y nada mas; tal cuadro, tal poema, tal cuarteto, una vez.........aparecidos, nacidos, han de romper con todo, desligarse, desasirse de todo. Los historiadores y críticos de arte......al uso, en su muy honesto e ingenuo afán de historiar y juzgar, ante tal o cual obra, se desviven, sobre todo, por reconocerles patria, raza, carácter, fisonomía, familia, escuela, estilo, pues suponen muy cándidamente que en la suma de todas esas ..........particularidades ha de estar, sin remedio, la obra entera y verdadera. Pero la vida central, sustancial, de una obra de creación no la encontraremos nunca en ese cuerpo suyo.....inevitable. Claro que unas obras como los esposos Arnolfini de van Eyck, o el retrato de Felipe II joven de Tiziano, o la Betsabe de Rembrandt, o el niño de Vallecas de Velazquez, o el desnudo de Rosales, o La Guinguette de van Gogh, todas ellas, como se sabe, manifestaciones máximas del espíritu - del solo y único Espíritu - no dejan de ser sumamente corpóreas, materiales, pero esa corporeidad y materialidad suyas no vienen a significar nada; sirven , cuando mucho, como bandejas portadoras de......algo, pero no pueden decirnos nada, revelarnos nada de ese Algo.
Lo que verdaderamente importa es tener pintura - Pintura - osea, tener nido, pozo, manantial pictórico. El pintor, aunque indispensable, no es mas, me atreveré a decir, un trajinero; lo suyo es un ir y venir de esa fuente rica y viva de la pintura - la Pintura - a su demasiado humana y tantas veces mísera realización material. El pintor - como el poeta, el músico - quizás no es mas que un intermediario.
¿De qué puede servirle, por ejemplo, al suelo de Francia, disponer de muchos pintores, careciendo en cambio de pintura, de fondo de Pintura?
Hace unos días (to este rollo está escrito en 1988. Nota del intermediario que está aquí tecleando con dos dedos como un cabrón) ha podido verse en París una muy extensa y esplendida exposición de Degas - un pintor que me ha gustado siempre muy poco -; lo cierto es que hay allí una gran rectitud de pintor, un comportamiento muy limpio de pintor, más aun, con una gran consciencia del tan .....misterioso fenómeno natural de la Pintura, pero la pintura misma, su fluida sustancia central, no esta: solo esta su entendimiento; Degas, tan sabedor de esa esa viva carnalidad pictórica, no ha podido traerla hasta aquí, hasta su cuadro. Todo en Degas estaba bien dispuesto, los cálculos eran buenos, pero claro , no se trataba de cálculo alguno, sino de, la muy simple y milagrosa "encarnación".
Esa materia prima, esa sustancia prima que necesita el pintor para el pintar, no es nuestra, no es del hombre, sino de la tierra, y quizá también del agua, claro, que sigue siendo la tierra. (esto último me parece una tontería de mas, pues una cosa es que tenga fe en el tío este, y otra que me las trague doblas ¿a qué viene lo del agua ahora? nota del bloguero Escribiente)
En unos lugares anida la pintura, en otros no puede o no quiere, pero no sabremos nunca por qué ni por qué no. Es tonto querer descubrir los motivos de una querencia.


Para finalizar voy a meter algo de mis colegas pintores que si no luego se me mosquean:

                                     

Raquel Díaz: Acuarela sobre papel, supongo.
                                    
Otra vez Raquel. Idem de lo anterior.
                              

Autorretrato: Laura Uribe, (mi media costilla), 81 x 65 oleo sobre lienzo.
                   
Frutas y jarrón. Javier Dugnol 48 x 81, oleo sobre tabla.
                       Ramón Gaya. Naturaleza muerta, 65 x 46, óleo sobre lienzo. (este es el flipao-flipante autor de tol texto que habéis leído y del cual no se lo que habréis entendido.dido)



3 comentarios:

Mariola dijo...

Hola Mmmonettt, ya estoy aquí!! :)

De pintura no tengo ni idea, pero me quedo a mirar los cuadros y a leerte, vale?

Besito

Mariola dijo...

El caféeeeeee!!! correeee!!

Que se enfríaaaa!!!

(He atado a Mariolo, mi secretario anotador de citas de cafés, puedes venir sin problemas... :)

Besito

Mmmonettt dijo...

Voi pallá volando