miércoles, 29 de abril de 2009

Fuentemilanos (Segovia)


Posiba el otro día conduciendo por la provincia de Segovia a toostia cuando de repente se me salio una rueda del ALFA ROMERO. ¡¡yo no se que clase de coches hacen hoy¡¡ pero el incidente me dejo cantidad de cortado pues había quedado con mi amigo Dugnol en su pueblo, pues yacía mucho que no nos veíamos. Total¡¡questaba ya liao con la rueda de repuesto cuando me di cuenta que no podía ponerla pues se mabian perdido los tornillos con la rueda. me puse a cagarme en Dios y demás parafernalia, cuando por encima duna valla sasomó un menda con un embudo por sombrero y un bozal colgao de la oreja.
- "este se piensa ques Anibal Lecter" (pensé yo).
Yenfecto, lo pensaba, porque resulta cabia ido a pararme al lado dun manicomio en mitad de la llanura castellana.
- ¿que le pacha at coche? - me preguntó, con un acento entre tonto i gilipoyas quenseguida me di cuenta que estaba peor de lo que pensaba.
- pues nada tío, queperdido una rueda y también los tornillos y ahora me tengo que quedar aquí a pasar la noche.
El menda hizo como si pensara, saco una calculadora del bolsillo de la camisa de fuerza que llevaba a modo de gorra pal sol y me dijo:
- y ¿potqué no quitats un tombnillo de cada rueda y vas con tres en cada otrra ruetda?
- ostias¡¡¡ - pensé yo - que buena idea¡¡
Yasí lo hice. Cuando terminé le di las gracias a Anibal y no pude evitar preguntarle:
- oye¡¡¡ y tú, con lo listo y capaz queres, ¿como es que estas aquí en el manicomio?
Y va el cabrón y me contesta:
- Yo et que estoy aquit pot loco, no pot gilipoyats.
¡¡menudo corte que me dio¡¡ me quede cantidad de cortao otra vez. Mas seguí mi camino y mientras iba conduciendo mosqueado pensé en soltar un poco dadrenalina y decidí parar a pintar un cuadro. En un momento dado tuve que bajar la velocidad para dar una curva, y allí, enfrente de mis ojos, como una aparición mencontre con una vista maravillosa . Era el paisaje idílico que todos los pintores queremos encontrar. Tras unas tierras sembradas de verde trigo que te quiero verde, verde como la amapola (o era la albahaca?) se alzaba majestuoso el pueblo mas bonito que hay en el mundo, coronado a su izquierda por una iglesia semirromanica del siglo VII y que continuaba hacia la derecha, como sidun fresco arroyo se tratara, y cortara el cielo en un sesgo, que asombraba por su armonía celestial. Del éxtasis que me dio, enseguida saque los cacharros de pintar y cuando ibampezar cai en la cuenta que no yebaba ningún lienzo.
- joder que putada¡¡, ¿y ahora que hago?
Pues que ibacer: ponerme a llorar; me senté a que mi espíritu se secara a través de las lágrimas de mi lloro sobre un pochambroso palé cabia en la cacera, y así estuve como unas tres horas hasta que la madera del palé iba empapándose y mizo mirarlo con otros ojos.
- ostias pedrin¡¡ que idea ¿y si pinto en el palé como el Dugnol?
Pues así loice. Y es desde entonces, que como homenaje al Dugnol y a ese pueblo que tan gratamente macogió solo pinto en pales y demás escombrosos artilugios que mencuentro por la basura.
El nombre del pueblo, por si alguno lo queréis saber es casi tan bonito como el pueblo mismo: FUENTEMILANOS. Y cuando sea mayor quiero nacer en él. pero como ya no se puede pues por lo menos morir y quementierren allí donde crecí.


Van Gogh ambiciono un arte sin adulteraciones, que llegara no solo al rico coleccionista sino a cualquier ser humano para proporcionarle placer y consuelo.

No hay comentarios: