lunes, 8 de febrero de 2010

Cartas a Cris II

- Pongo la mano en el corazón de que lo que van a leer a continuación es tan verídico como que me llamo Domenikos Theotocopolokopoulos.

Se dice que un crítico de cine es un director frustrado; y halgo semejante, que nohigual, ha docurrir con ciertos críticos del arte pictórico, pues a falta de crear-inventar-expositar opiniones que merezcan medianamente la pena, hacen un trabajo en lo que son únicos y unos verdaderos maestros: ¿Poner a parir a los demás?: No¡¡ para nada¡¡, todo lo contrario; se lían manga con hombro para exaltar su figura, ya sea por "hache" o por "be". Mas no lo digo en el aspecto peyorativo, sino en el sincero y meritorio, pues lo hacen de una manera tan exquisitamente convincente, aportando pruebas y estudios, y de una manera tan bien desarrollada, (aunque nontiendas nada), cacavas por caer en su trampa sin darte ni puta cuenta. Y aquí viene la incoherencia, pues, en su oficio, realmente son unos verdaderos artistas (malo es, que ni ellos lo imaginan), pero se creen que hacen su trabajo desde una autoflagelacion subconsciente y un sentimiento de culpa muy bien disfrazado y que se les trasluce cuando contemplan algo verdaderamente hermoso y que están poniendo a ensalzar, o a parir que es la otra tendencia, la peyorativa. Es el caso de un fulano, (Fulanito de Tal, - no puedo dar su nombre - por lo menos hasta que me pague), con el que estoy colaborando haciéndole el trabajo de campo y luego traduciendo un monográfico para una prestigiosa revista de arte norteamericana. Este tipejo, que aunque norteamericano se llama Helmutt por su origen alemán, tiene la cualidad , aparte de ser un cabeza-cuadrá, como todos los norteamericanos, de estar encantado por lo antiguo, lo medieval, lo novelesco, lo histórico, lo etc. ya que ellos no tienen el gusto de tener historia antigua (a no ser la de los apaches o sioux y que ademas se la cargaron). Pero también tienen el subconcluyente problema de que esta situación, les provoca un encasillamiento de opinión sobre lo que es antiguo y lo que es arte, y no disciernen lo uno de lo otro, y a veces, todo lo contrario, lo confunden y mezclan. Y tal es así que, en cuanto se encuentran con algo, que se desliza un poco de los cánones aprehendidos de la preestudiada época artística en cuestión del estudio, entonces es una mierda o esta fuera de lugar; o el mundo está equivocado: (los norteamericanos son un pueblo muy especial y excepcional - lo digo por propia experiencia de estar 10 años conviviendo con ellos - pero no les digas que están equivocados pues no les entra en la mollera de que algo así pueda ocurrir con ellos) . Helmutt esta haciendo un trabajo sobre pintores que pintaron (valga la abundancia) fuera de su país natal: Lucas Jordan, il Tintoreto, Maino, el Españoleto, Rubens , y ver como les afectó el cambio de cultura en su desarrollo de aprendizaje y en su arte. Es una muy buena idea, quizás algún día se la plagie a este cantamañanas, el cual, el otro día (laboral: como guía y traductor) en que fuimos a Toledo a ver unas obras de Luca Giordano, y encontrarse a su paso de bisonte con varios cuadros del Greco, no es que pasara indiferente ante ellos; es que cuando le hice la observación de que eran "Grecos", se le puso cara de tortilla, pues no sabia de qué le estaba hablando, y sólo puso interés en ellos cuando le explicité que era un griego que se vino Paspaña a pintar y caquí se quedó hasta su muerte. Entonces ya si que si, que se paró interesado, pues se le debía de haber escapado de la lista, pero al momento lo despreció con una especie de argot de Brooklyn, algo así como: "vaya mierda de pintura" (en ingles: you must go shit of painting). No se lo pierdan quel Supermenda los catalogó "muy sabiamente" como obras de finales del XIX, de índole Romántica y precursoras del expresionismo alemán; y cuando le indique que eran del XVI-XVII y que por tanto estaba equivocado, se saco de la manga una serie de hechos y observaciones, que me dejó con la boca abierta de asombro, pues me teorizó y reteorizó como gato panzarriba con tal de no reconocer que había metido la gamba y que pa listo él.
Ya luego en casa, ante el ordenador, pasando los apuntes a limpio y reescribiendo sus blasfemias me he dado cuenta de que algo de razón tiene, aunque no tiene, pues lo que decía mentira no es; pero verdad tampoco. En fin¡¡¡ he aquí sus conclusiones y las mías. Y ahora saquen ustedes sin miedo las suyas (todo vale: viva la Virgen).









- ¡¡¡Que de gilipolleces¡¡¡ , ¿no?

- Y las que quedan¡¡¡¡





Pongo como muestra de mi propia cosecha (pintura mía) para que se vea lo que es entender de tetas.

Este es Helmutt en su caracterización de indomable norteamericano cabeza-cuadrá.

Sus cuadros, surgidos del conglomerado cultural de las clases poderosas en los años veinte y treinta habían proporcionado, ya antes del despuntar del fascismo, a los patricios y notables de su tiempo, la posibilidad de rodearse de un Neoclasicismo extremo que, al mismo tiempo, era también un postcubismo a ala André Lhote.


3 comentarios:

Paulus de Best dijo...

Como siempre, me dejas patidifuso... ¿Así que el greco no es del XIX?

Joder... ¿QUÉ SERÁ LO PRÓXIMO QUE SE INVENTEN?

Cris dijo...

No cabe duda de que entiendes de tetas.

Siempre me ha hecho gracia el Greco, aparte de por su nombre real, por lo distinto que era de todos los demás autores de su época.
Yo, desde mi humilde ignorancia, sí que veo la relación que hace tu colega de Domenikos con el rollito general que se llevaba en el XIX, empezando por el cielo de Toledo, o los colores chillones de algunas túnicas, más cercanos al expresionismo (no reconoció de hecho usar el color como recurso expresivo?) que a los aburridos flamencos de la época.

Y qué curioso eso de que los americanos confunden arte con antigualla. Qué peligro tienen, copón.

Besosss!

Mmmonettt dijo...

Muchas gracias Cris por apreciar mi entendimiento sobre mujeres (anatomicamente hablando, porque de lo otro me hago un poco de lío)