domingo, 21 de febrero de 2010

YA NO SOI DE IZQUIERDAS

Kalvin Yves Klein: desmontajes personales sobre el color gris de los calzoncillos.

- Ahhhh Jaime Jaime ¿que vería yo en ti?

- Pues que va a ser cielo¡¡ los tatuajes . Si es que por algo estábamos en Bellas Artes; a los dos nos gustaba la expresion pictórica.

Este lienzo pintado por mí hace ya unos añitos, cuando me daba por copiar a los grandes, representa la alegoría del nacimiento de mi amor por Laura cuando me cruzó la cara.


Estoy en época de cambios; ayer por un par de buenas horas me volví de derechas, (inverosímil pero tremendamente cierto); luego ya se me pasó. Pero tampoco fue una experiencia alarmante, y eso es lo imberomísil, pues que tampoco pasó nada; Vamos¡¡¡ que se puede ser de derechas con todo el respeto del mundo, e incluso, hasta cabe la posibilidad de tener razón y sentirse a gusto por ello. Lo alarmante fueron otras implicaciones de carácter personal y que me dieron mucho que pensar sobre mi figura y mi psique, pues me había propuesto no hablar mas de política, pues no entiendo, y si de algo no entiendes, lo mejor es entender y luego callar, como dijo el gran filosofo zoroastriko Lionhel Mmessi. Y es el caso de la política; los políticos, valga la rebundancia, han conseguido, hablando de cualquier cosa chanchullera, que no sea política de la de verdad, hastiar nos al respecto, y que aburridos, nos dediquemos al fútbol mientras ellos se dedican a enriquecerse quesdelo que se debe tratar, que no entendamos ni papa, pero hablemos.
Hablando. Hablando regresaba anoche a Alicante a to trapo por la A3 ; hablando con mi viejo amigo Manolo (Manuel de Céspedes), mayor que yo en edad y por tanto en inteligencia (según su caso personal, individualizado e intransferible, pues en otros muchos casos no ocurre así; mas bien, en otros casos, como el de Jacobsons de Práderas, osea San Jacobo, cuanto mas mayores y mas saben mas bobos; por poner un par de rápidos ejemplos , los casos de Sanchez Dragó, el enano Pedro Ruin y algun etc). Pero volvamos con Manolo, quéste , cuando mas grande mas le suda el bolo. Ademas, que curioso¡¡¡, pero físicamente es clavaito a ese otro esperpento de la tele "el de los ratones coloraos" (nomacuerdo ahora como se llama), solo se que de bueno ques lo tienen en el prime time (de por la poya); osease, que lo tienen como todo lo bueno, a la hora de dormir y en una cadena que no se sintoniza ni con la TEDETE. El origen de mi viaje era Toledo, de ultimar una interpretación sobre el Greco (hacer de interprete para Helmutt, del toledano al ingles; por lo del articulo sobre los pintores extranjeros), y recogí en Madrid al compiManolo (que para mi va a intentar ser Manuel) y que se viene a Elche a pasar unos dias: Manuel es otro de esos pesaos que no tienen otra cosa cacer, que escribir sobre cosas, y que por ser brillantes en lo quescriben, se tienen que buscar a alguien (para darle la plasta) que le traduzcan al ingles lo que sueltan para mandárselo a diversos fulanitos extranjeros; o que en sus procesos de investigación por hinternet, solo sencuentran con documentación en ingles y hay que traducirselo al entendible. A Manolo (ahora si, pues me remonto a cuando no sabia que le molestaba esta especie de sobrenombre que como él siempre ha dicho: - ¿a que coños y a raíz de que ciencia terminologica, a los Manuel hay que llamarlos Manolo, a los Jose, Pepes, a los Albertos, Titos o a las Concepciones, Conchas; y un largo etc.) lo conocí, (a Manolo, ¡¡es que me hago unos paréntesis que pierde uno el hilo¡¡) de unas pocas horas que pasamos juntos en los calabozos de la antigua D.G.S. de la puerta del Sol de Madrid. Él era por entonces un chico rebelde, con ideales y convicciones políticas (un gilipollas como Zapatero, vamos¡¡), y yo era un macarra de San Blas que me habían pillado destripando cabinas telefónicas para llevarme las pesetas (aviso a navegantes jovenes: las pesetas eran unas monedas que se usaban cuando Franco y que era como el dinero de hoy, el euro); también existían billetes pero en mi condición de preadolescente de ascendencia mui pero que mui humilde no los había visto nunca. Incluso recuerdo que para llamar (por teléfono) se ponían 3 de estas moneditas en una especie de rampa y cuando al otro lado descolgaban el auricular caían al interior del mamotreto telefónico. La verdad quera una desas travesurillas sin importancia de muchachos pobres de los extrarradios (lo de llevarse el dinero) y que lo hacíamos para sacarnos una tarde dándole al furbolin. En lo que no habíamos caído Dani (el capitán Tan), el Rata, Zapatones y yo, era que usar la maceta y el cortafríos de mi pobre padre albañil, provocando el destrozo total de la cabina, era un atentado contra la propiedad del Estado o algo así. Así pues, como la cosa era gorda, nos llevaron a la puerta del Sol y en lo que a mi respecta me cayeron varias hostias y varios días de calabozo hasta que me cayeran los varios meses de cárcel o reformatorio pues era menor de edad. Pero, valgame Dios¡¡¡, como es cierto eso de que: a río revuelto ganancia de pescadores, pues fuera, en el mundo real, la intensidad social por la que en esos momentos pasaba España me salvó de las penas. Había no se cuales movidas de revoluciones estudiantiles y demás cosas que yo no entendía, y por las que aquella misma tarde se llenaron hasta los topes los calabozos de gente extraña para mi; (a Dani, Alrata y Alzapatones ya les había perdido la pista, sobre todo al Dani que se lo llevaron enseguida a un aparte para interrogarle con hostias de mucho mas calibre pues le pillaron un cuchillo de cortar filetes (para abrir las cabinas con un poco mas de arte y no a macetazos - nunca fuimos peligrosos delincuentes de verdad, y mucho menos ruines atracadores armados). Había tanto curro para la poli que se les acumulaban los pedidos, y es que baser verdad eso de que con Franco se vivía mejor (todo el mundo tenia trabajo, aunque fueran no mui cualificados, como los de raterillo o policía con gorra de plato, y no como ahora que estamos chungos que te pasas). Al final, me cayeron en lugar de 60 días de reformatorio, 90 hostias de unos grises en el camino hasta la sala de preguntas, y allí otras 90 por parte de un menda de camisa blanca arremangá, negra corbata y bigotito a lo Aznar, que no hacia mas que preguntarme si conocía a talicual, o a talicuol, y al que yo solo le contestaba que se estuviera quieto, que si los conociera ya se lo habría dicho después de la 1ª hostia, que quien se creía que era yo para callarme o para hacerme el mártir. En fin¡¡ que le costó pero al final que lo debió dentender y solo me cayeron más, las 14 ó 15 que van desde la puerta de la sala de preguntas hasta la puerta del calabozo, donde de nuevo, de una patada en el culo, me metieron. Fue allí, en ese momento cuando conocí a Manolo (lo siento tío, Manolo, te acababa de conocer y te llamabas Manuel), un maldito pijo de mierda con sus zapatitos limpios, pantalón de pana sin campana, pelo corto medio rubiete, y que leía libros y hablaba con los demás "compañeros" de vete tu a saber qué. Fui a caer a su lado y sin ganas de buscarme un sitio para estar solo, allí me senté, a su lado.
- ¿Qué, compañero, también has estado corriendo delante de los grises?
- ¿De los qué?
- De los grises compañero, del brazo ejecutor de la represión del Estado.
- No se que dices tronco.
- ¿Que por qué tan traído aquí los grises?
- ¿Otra vez socio¡¡?, ¿Qué coños dices tío, que son los grises?
- Jajajajajajajajaja, se escojonó. - No jodas compañero que no sabes lo que son los grises, y ¿Cómo llamas tú a la policía?
- ¿A la pasma? Pues como la voy a llamar, la pasma.
- Pues eso, los grises.
Ahí fue cuando cambio mi vida. Fue como una revelación, un relámpago luminoso en las tinieblas de la noche, como un salir de una cueva a la luz del sol, me sentí como un neandertal viendo el amanecer (en aquel entonces no mexpresaba así de bonito pero oi si). Todavía recuerdo mi lineal sucesión de pensamientos: la pasma da hostias, la pasma es la policía, la policía entonces da hostias, la pasma va de gris, los polis van de gris , los polis son los grises . La madre que me parió, pero que ingenioso se podía llegar a ser pensando un poco mas de lo normal. Ya digo: algo cambio en mi: me volví inteligente a to trapo en un calabozo de la D.G.S. Aquel muchacho, mayor que yo, quera un pijo con caracolillos en el dorado y áurico cabello (bueno Jaime¡¡ tampoco te pases), en lugar de una mata de negro pelo azabache i brillante agitanao del aceite que nos echábamos cuando era domingo, que no llevaba tatuajes y que llamaba a los "pasopatos" (¡¡así llamábamos en San Blas a los "grises"¡¡) de usted, me abrió los ojos a otro mundo.
No quiero explayarme mucho en la figura del Manolo (Manuel ya me había confesado el odio a lo de Manolo), pero es que pa mi siempre fue Manolo¡¡. Y es que la pandilla del barrio, cuando venia Manolo, a intentar involucrarnos algo de sentido político, o social, o de inteligencia, le llamábamos "Manolo el que siempre toca el bolo". Tengamos en cuenta que una partida de furbolín, de billar, la máquina (la máquina de las bolas, la pin-ball) para dar al especial, eran tareas todas ellas que exigían concentración, y Manolo siempre tocando el bolo desconcentrandonos. Vamos ¡¡¡que estabas para hacer una cuchara con el atleti y: charla sobre los derechos laborales; que tenias que marcarte un trompo pa la roja (estoi hablando de billar, y antes de furbolin) y Manolo el del bombo, digo el del bolo: que si la democracia por aquí y por allá. Atohesto, que cada vez que salia con esto de la democracia nos teníais que ver a tol billar partiéndonos el culo. No habíamos oído esa palabra en la puta vida y nos sonaba a chino, o japones, o latín antiguo quen todavía se estudiaba por aquel entonces.
Mas el hecho de conocer a Manolo, a mi en particular me hizo dejar la vida delictiva, los billares, el furbolín y las maquinas. Y ante esta tremenda perdida, gané (por decir algo) empollar para exámenes, leer libros en lugar de tebeos, conocer a gente rara questudiaba y le hablaba al profe sin que este le soltara una colleja; pero también un poco de inteligencia que poco a poco se me fue incrementando hasta conseguir el BUP o la mitad de lo que quedaba de él, no me acuerdo muy bien pues me pillo en época de cambios; el COU no se si se hacia y por tanto tampoco se si lo hice pero lo que si se que hice fue Bellas Artes (un poco tarde para mi edad pero es que con lo de volverme normal y dejar de ingresar dinero me tuve que poner a trabajar) Ya para entonces estaba en posesión de una cierta dialéctica medianamente coherente, o eso pensaba yo, capaz de conquistar amorosamente a Laura. Yo creía que la ponía mi inocente macarrismo de ciudad (ella venia de provincias, Alicante, quen aquel entonces era como las Hurdes, una zona de España atrasada cultural y socialmente), mi tatuaje de la lengua de los Rolling en un hombro y en el otro una jota por terminar (osea un palo de mierda) , o cuando me liaba a hostias con el primer pringao con la que la veía hablar
- Te quieres estar quieto chaval, no ves que es un compañero de clase; ademas que tu y yo no somos novios.
- Pero tu me hablas¡¡
- Claro que te hablo, somos de la misma clase y eres una persona (o eso creo).
- Entonces ¿no es que seas mi novia?
- Que no, que hablar contigo no es que sea tu novia.
- Entonces ¿de follar que hacemos?¿lo dejamos pa luego?
- ¿Que dices gilipollas? pero tu ¿quien te has creído que eres?
Sería de provincias, pero me soltó una hostia capitalina que la cagó. La cagó, pues a mi solo me molaba por las tetas que tenía, que parecían sandiitas de redonditas y duras que las tenia (esto lo averigüé mucho después, pues nuestro noviazgo fue largo, sobre todo el mio , pues hubo varios años en que era mi novia sin ella saberlo, y en todo ese tiempo os puedo asegurar que me preocupe que no selacercara ningún tolai). Años después ya siendo novios los dos, me confesó que qué raro le parecía aquello, pues hasta el día aquel en que me dio la hostia era una de las favoritas y a partir de ese día ningún tío se le acercaba. Yo, cabronazo de mi, como mi grado de inteligencia había aumentado de forma exponencial me callé como una puta y a día de oi aun no sabe lo del férreo marcaje. A lo mejor un día le da por leer el blog y enterarse, pero como ya no la hago tanta gracia creo que no hay peligro. aclaro: ya no la hago tanta gracia con mis historias graciosas que se las sabe todas, pero en otras también he ido progresando y esas si que le hacen gracia, y si no que se lo pregunten a mi espalda y a los ángeles cuando visita el 7º cielo. Que en portal me he enterado que la llaman la loba (por lo del aullar). Y es que por si todavía no lo he comentado en el blog, cada día follo mas y mejor.
Pues con aquella hostia, Laura, lo que consiguió fue lo contrario; dio un bandazo a mis intenciones, pues yo ya mediostaba que pasaba de esa estrecha calientabraguetas e iba a dirigir mis intenciones hacia la mas fea, que eso siempre funciona, cuando consiguió otro hecho de relámpago luminoso en el abismo de mi aun dormido e innato corazon. En mi vida había estado recibiendo hostias de mi padre, de los colegas del barrio, de los no colegas del barrio de al lado, de la poli, de de los vigilantes de las obras cuando nos pillaban mangando el cobre pa venderlo después, pero era la primera vez que me daban una hostia tan bonita, tan armónica, tan expresiva, llena de arte, con una sinuosidad tan elegante en la trayectoria de la mano hacia mi mejilla; esa expresion de odio en sus ojos pero que a la vez rememoraban luz como una madonna de Rafael , con la posición del cuerpo grácil y femenino "Oh Ingres mon amour" y con esa dureza de materialidad con la que sencontro su grácil mano de Modigliani en mi pétreo rostro de Fidias y que hizo que su bendito rostro a lo Botichelli cambiara a la dulce pena provocada por el dolor y que fue lo que hizo que lo único en que pensara mi corazon y mi recién descubierta alma fuera en abrazarla y protegerla. Menos mal que todavía era un cateto y me quede alelao, pues si no, visto como se puso, si la llego a tocar me da una patada en los huevos que hoi no tendríamos hijas. Por cierto ¿Os he dicho ya que la he dejado preñaita - pasando (yo) de los 50 tacos? La madre que me parió¡¡ si es que ademas de follar como un albano-kosobar debo tener una calidad de semen que ya la querrían los BIObifidosyoguresgriegos esos que anuncian en la tele, que te tomas uno y se te cura hasta el cáncer.
Pues eso que veníamos yo y Manolo por la A3 a todo trapo hablando de política y me volví de derechas. Pero eso ya es para otra historia que me llama Laura que quiere un sanguich de foigras con nocilla.

- Ay dios¡¡¡ y ya van tres.



El Dani, el Rata y Zapatones a día de hoy, ya reformados, y siendo hombres de pro. Aquí los tenemos vestidos con la roja (la camiseta de la selección). Tanto tiempo dándole al furbolín hizo mella en nosotros.

Yo también estoy con la roja. Se me distingue por las gafas que me tuve que poner de tanto estudiar.

- Ven aquí cabrón que te voy a dar yo a ti : "si solo la estaba pidiendo unos apuntes, si solo la estaba pidiendo unos apuntes".

Y aquí estoy a la salida de los calabozos llorando a moco perdío por la pena de tener que separarme de Manolo y su vocación para abrir nuevas mentes al universo.

Manolo de Céspedes Castrillo; 65 x 54, óleo sobre lienzo .

Se trata de un público disperso quizás en el espacio y en el tiempo, pero estrechamente unido por lazos indisolubles, aunque puramente ideales; se trata de una verdadera comunión entre mentes que quizás no se conocen y que se reúnen espontáneamente a la simple presencia de obras de arte, cuya constante disponibilidad se transforma así en garantía de revelaciones cada vez mas penetrantes. Resulta reconfortante saber que, en el mismo lugar y en cualquier momento , nos esta esperando siempre una obra, aparentemente encerrada en una impasible indiferencia pero dispuesta siempre a ofrecernos la merced de un rostro benévolo y el apoyo de una fidelidad que no falla; inabordable en su austera soberanía y sin embargo abierta a la conversación mas animada solo con saber interrogarla y escucharla; dispuesta a recibir un homenaje tanto más recompensado cuanto que no lo ha solicitado; visible tanto para los transeúntes cotidianos como para los viajeros curiosos; capaz de ofrecer a quienes lo merezcan un mensaje imperecedero que, franqueando continentes y cruzando siglos, reúne, en estrecha solidaridad, a personas de todas las épocas y de todas las razas. Es esta una experiencia particularmente reveladora, que esclarece un punto esencial del alcance ontológico de la actividad humana, es decir, el nudo dialéctico de contingencia y necesidad de libertad y verdad, de historia y perennidad; en resumen, la relación esencial que abre la persona al ser.




2 comentarios:

Paulus de Best dijo...

JAJAJAJA Hijodeputa, que estoy de morros y con el día caduco y no me puedo reir que se me va el rictus a la porra...

(Ya sabes... la española cuando afostia, es que afostia de verdad...)

Un abrazo, viejo. Abrígate, que se me ha escapado un cuesco en dirección suroeste y os vais a pelar de frío a base de bien los próximos días.

Mmmonettt dijo...

¿suroeste? Hummmmm. Osea, que si el sol sale por la ventana del despacho del piso primero, y se pone por la de la habitación de invitados del ala norte, resulta que el cuesco entrará por la puerta (que siempre nos dejamos abierta) de la cocina
- Laura¡¡¡¡¡ código rojo, repito código rojo. Quita las lentejas questán a remojo y ponlas en la sala de visitas.