jueves, 3 de diciembre de 2009

dad una oportunidad a la paz

Haciendo que el espectador sintiese el drama intenso y conmovedor de los acontecimientos que pintó.

4 comentarios:

ojoqueflipas dijo...

mira, ya tenía yo ganas de no estar de acuerdo contigo. y desde luego que en esto discrepo de medio a medio. primero, he de decirte querido amigo, que me las he visto putas para saber de quien coño estabas hablando ¿herman qué?, te juro que ni le conocía al tipo ese, aunque si trabaja en intereconomía ya entiendo por qué (no la tengo ni sintonizada). pues el tío, los cojones que tú dices que tiene, habría que verlo si los cooperantes fuesen su hija y su mujer, habría que ver si tiene tan poco cerebro como para poner en riesgo sus vidas cargándose a 10 o a 20 colgaos de esos que campan por áfrica a sus anchas. porque, efectivamente esos hijos de puta son unos asesinos y se la suda cargarse a quien sea. está claro lo que quieres decir y sí, todos lo pensamos; pero también pensamos que lo que queremos es que esa gente sea liberada y no que muera como un perro en una puta aldea africana porque un tío con dos cojones tiene la solución a los problemas del mundo: matar. lo que pasa es que a los eeuu y europa les importa tres cojones lo que pase en mauritania, somalia, congo y 50 países más africanos y por eso no hay operaciones del tipo iraq, afganistan, etc... que si quiseran los poderosos del mundo, los invadían y ponían orden y no harían falta cooperantes que se jueguen la vida. y respecto al tal terstch ese, como dicen en el pueblo de mis padres: "no me guardes la simiente".

ojoqueflipas dijo...

¿qué pasó compañero? ¿te disgustaron mis comentarios? si es así de verdad que lo siento. demos una oportunidad a la paz. un abrazo.

Mmmonettt dijo...

no , en absoluto. Tescribí un correo privado explicándote que a los 20 minutos me arrepentí y borre el articulo. En el blog no quiero involucrarme tanto en la política del día a día y en temas dolorosos. Estaría todo el día en el ordenador

Avidya dijo...

no lo he recibido.
una sabia decisión, desde mi pto. de vista, claro.